¿Qué es Agilidad?

Actualizado: abr 18

Agilidad es la capacidad de generar valor al cliente en tiempos acotados de trabajo a través de entornos con alta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA).


En otras palabras, la agilidad es ser capaz de entregar productos mínimos viables (MVP) en escenarios que evolucionan rápidamente a través de entregas tempranas y continuas de valor.


El principal objetivo de la agilidad es crear valor al cliente. Es por ello, que se basa en un ciclo de vida adaptativo de proyectos, donde el alcance es variable, con información de alto nivel al inicio del proyecto, ya que puede ir cambiando el mercado del producto o servicio, la tecnología e inclusive las expectativas del cliente, y entre otros. En cambio, los tiempos y costos son fijos, ya que se conoce la duración de las iteraciones de trabajo y se requiere contar con recursos estables para cada iteración para una máxima eficacia y eficiencia de una gestión ágil de proyectos.


Para ello, los interesados del proyecto deben compartir una serie de postulados, principios, valores y características claves para el éxito de una implementación con Agilidad.


Si nos remontamos a febrero del 2001, es el comienzo formal de la agilidad, donde 17 profesionales del software, críticos de los modelos de producción basado en procesos fueron convocados por Kent Beck, que había publicado un par de años antes el libro en el que explicaba la nueva metodología Extreme Programming (Beck 1999). Y, se reunieron en Salt Lake City para discutir sobre los procesos empleados por los equipos de programación.


En la reunión se acuñó el término “métodos ágiles” para definir a aquellos que estaban surgiendo como alternativa a las metodologías formales, tales como CMMSW (precursor de CMMI), PMI, SPICE (proyecto inicial de ISO 15504, a su vez precursor de ISO 33000), a los que consideraban excesivamente pesados y rígidos por su carácter normativo y fuerte dependencia de planificaciones detalladas previas al desarrollo.


El principal activo de esta reunión, y que hasta el día de hoy sigue muy vigente es el “Manifiesto Ágil”, el cual cuenta con 4 postulados y 12 principios que nos permite interiorizarnos en el foco de la agilidad.


Valoramos más a los individuos y su interacción sobre los procesos y herramientas


Este es el postulado más importante del manifiesto ágil, ya que destaca la importancia que tienen las personas y sus relaciones para lograr equipos de trabajos competentes, innovadores y creativos a través de su conocimiento tácito. De todas formas, los procesos también son importantes, ya que estos ayudan al trabajo y permiten mejorar la eficiencia a través de su conocimiento explicito, pero hay tareas que requieren del talento y motivación de las personas para un verdadero aporte frente a la creatividad e innovación.


Valoramos más al software que funciona sobre la documentación extensiva


Cabe aclarar que el manifiesto ágil no dice que la documentación no sea necesaria. Es importante la documentación, pero la que realmente aporta valor al proyecto. Muchas veces debemos tener en cuenta que, por cosas legales o normativas de los proyectos, puede haber documentación que sea obligatoria.


Este postulado nos indica la necesidad de poder anticipar cómo funcionará el producto final a través de prototipos o los producto mínimos viables que generará una retroalimentación por parte de los clientes. Es por ello, que tampoco está la necesidad de crear un documento de requisitos muy detallado antes de empezar el proyecto, ya que implicaría una posible pérdida de tiempo.


La comunicación que genera entre los interesados, ver un producto funcionando antes que el exceso de documentación del producto permite una comunicación altamente eficaz y eficiente y un gran valor que es la retroalimentación. En vez de guiarse por archivos con exceso de información que generan barreras de comunicación y burocracia entre las personas.


Valoramos más la colaboración con el cliente sobre la negociación contractual


Un factor fundamental a diferencia de la gestión predictiva de proyectos es el acompañamiento del cliente en el transcurso del proyecto. Conocer sus necesidades, expectativas y su feedback sobre el producto es de gran importancia para la gestión de requisitos y desarrollo de las partes del producto. Es por esto, que la relación cliente y equipo de trabajo debe ser una relación de participación y colaboración, y que vaya mucho allá de una simple negociación contractual.


Valoramos más la respuesta al cambio sobre seguir un plan


Ya que en agilidad por lo general se trabaja con requisitos inestables, es por ello, que se requiera una alta capacidad de respuesta al cambio. Una características principales que requieren los equipos de trabajo es la adaptación al cambio.


En esto radica la necesidad de una gestión ágil de proyectos de adaptarse, anticiparse y responde al cambio antes de planificar y controlar el cumplimiento de un plan como sucede en la gestión predictiva de proyectos.


Además, de los 4 postulados. El Manifiesto Ágil establece los siguientes 12 Principios Ágiles:


Nuestra principal prioridad es satisfacer al cliente a través de la entrega temprana y continua de software de valor.


Son bienvenidos los requisitos cambiantes, incluso si llegan tarde al desarrollo. Los procesos ágiles se doblegan al cambio como ventaja competitiva para el cliente.


Entregar con frecuencia software que funcione, en periodos de una par de semanas hasta un par de meses, con preferencia en los periodos breves.


Las personas del negocio y los desarrolladores deben trabajar juntos de forma cotidiana a través del proyecto.


Construcción de proyectos en torno a individuos motivados, dándoles la oportunidad y el respaldo que necesitan y procurándoles confianza para que realicen la tarea.


La forma más eficiente y efectiva de comunicar información de ida y vuelta dentro de un equipo de desarrollo es mediante la conversación cara a cara.


El software que funciona es la principal medida de progreso.


Los proceso ágiles promueven el desarrollo sostenido. Los patrocinadores, desarrolladores y usuarios deben mantener un ritmo constante de forma indefinida.


La atención continua a la excelencia técnica enaltece la agilidad.


La simplicidad como arte de maximizar la cantidad de trabajo que no se hace, es esencial.


Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos que se autoorganizan.


En intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre la forma de ser más efectivo y ajusta su conducta en consecuencia.


Además, de tener en consideración el Manifiesto Ágil. Si los equipos quieren “ser ágil” deben contar con unas características claves tales como la colaboración, autogestión y la multifuncionalidad para que cumplan con la responsabilidad de entregar valor continuamente al cliente en entornos que evolucionan rápidamente. En entornos cambiantes, se requiere personas motivadas que sean capaces de adaptarse al cambio de forma continua para el éxito de la agilidad.


Específicamente el “hacer ágil” en el marco de trabajo Scrum, se basa en la teoría de control de procesos empírica o empirismo, que consiste simplemente en aprender y mejorar los errores del pasado. El empirismo asegura que el conocimiento procede de la experiencia y de tomar decisiones basándose en lo que se conoce. Y para esto, hay tres pilares que soportan la implementación del control de procesos empírico, los cuales son los siguientes:


La transparencia implica dar visibilidad a todo lo que está pasando en el proyecto, mediante la visualización del flujo de trabajo que permitirá tomar decisiones correctas al equipo de trabajo, el hecho de no ocultar información al equipo de trabajo u otros interesados es la base para cimentar la “confianza” en el entorno del proyecto. La inspección se debe realizar de manera frecuente, nos sirve para identificar y corregir las variaciones no deseadas en el avance hacia un objetivo. Por último, la adaptación es el resultado, implica realizar ajustes que permitan mantener los objetivos alcanzables, es decir minimizar las desviaciones a través del “aprendizaje” y la “mejora continua”.


Por último, el enfoque en el valor permite crear productos sobre la necesidades o problemas del cliente. Es un punto importante para generar “feedback” por parte del cliente, consumidores, usuarios y entre otros. El feedback es una de las principales y valiosas entradas para que los equipos de trabajo puedan ir perfeccionando mediante una serie de entregas tempranas y frecuentes la satisfacción de las partes interesadas. Este tipo de entregas da la posibilidad de corregir las desviaciones del proyecto o encontrar errores de planificación de forma anticipada, antes de que están sean muy costosas en el transcurso del proyecto.


En definitiva, a través de la agilidad podemos generar valor al cliente de forma temprana y frecuente para que puedan tener réditos económicos de manera anticipada sobre su inversión, basado en lo que realmente les aporta valor.


Descargar: Póster Ser y Hacer Ágil

Blog 1 - Qué es Agilidad
.rar
Download RAR • 906KB
Agilidad
Agilidad

Referencias:

#Agilidad #Scrum #Scrummaster #Productowner

190 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 Creado por Activando Agilidad